BALCONEANDO / ¡FRAUDES INMOBILIARIO!

Por Alejandro Barañano

Hace unos días comenzó a circular la denuncia pública que realizaron la activista Blanca Pedrín junto con la reportera Hermelinda Vargas de “Colectivo Pericú”, sobre el despojo de un camino por la zona de Cabo del Este.

Fue a través de dos videos como evidenciaron que en el corredor de esa zona, que comprende todo un litoral desde San José del Cabo hasta el Parque Nacional de Cabo Pulmo, una empresa particular tuvo la brillante idea de cerrar los caminos costeros, y además construir una nueva ruta que le permitirá quedarse con 3 kilómetros frente a la playa.

En las imágenes que fueron proyectadas se puede observar claramente como la flora nativa fue arrancada de cuajo por pesada maquinaria, por lo que Torotes, Palo de Adán, Choyas y otras especies endémicas se podían ver tirados a lo largo del nuevo camino que se dice se construyó por instrucciones de la compañía Inmacor Desarrollos S.A de C.V.

Tanto Blanca Pedrín como Hermelinda Vargas solicitaron de inmediato a las autoridades ambientales informar sobre los procesos que la empresa ha mostrado tener tanto ante la Semarnat como en la  Profepa, pues se desconoce a ciencia cierta el nombre proyecto de modo oficial, así como si realmente cuentan con alguna autorización federal, estatal o municipal para lo que están realizando.

Pero esto antes comentado no es nuevo, pues el periódico Excélsior publicó un reportaje sobre esta misma compañía en el año del 2018, justo cuando fue acusada de simular compraventas de terrenos en Cabo San Lucas, como en Playa del Carmen, Quintana Roo.

Para entender el asunto y de acuerdo con expertos en temas inmobiliarios, los bancos españoles Bankia y Caixa Bank han venido simulado compraventa de terrenos en playas de Los Cabos defraudando más de 150 millones de dólares en impuestos federales y poco más de 6 millones de dólares al municipio. También en Quintana Roo tuvieron lo suyo, pues simularon remates de departamentos en Playa del Carmen a precios del 15 por ciento de su valor real, lo cual indica y apunta a un fraude e incluso lavado de dinero.

Aquí en Baja California Sur se trata de la venta de los predios “Vinorama” y “Piedras Bolas” que están valuados en más de 370 millones de dólares, ello debido a que se encuentran en la zona de mayor plusvalía de esta playa de acuerdo al área de Catastro del municipio de Los Cabos.

Todo esto comenzó el 15 de agosto del 2017 cuando fue constituida en la Ciudad de México una Sociedad Anónima denominada “Famtunes”, con un capital social de 50 mil pesos; y que en menos de dos meses después, dicha empresa recién constituida apareció en Cabo San Lucas por medio de su apoderado Joaquín Armando Sánchez Tapia, para adquirir el predio turístico “Vinoramas”, el cual se encuentra en la zona de mayor plusvalía de San José del Cabo.

Dicho predio de 18 millones 300 mil metros cuadrados de extensión y con más de dos kilómetros de playa, fue vendido curiosamente por “Inmacor Desarrollos” representada por Jorge Mercade Dura y Andrés Rubén Castillo Hernández en un precio de 10 millones de dólares.

Lo raro es, que quienes saben de en bienes raíces, señalan que el valor real de esos terrenos es mucho mayor debido a que están en playa, por lo que el predio en cuestión tiene un valor al menos veinte veces mayor, y la operación por ende debe responder a una planeación fiscal para ahorrarse los impuestos correspondientes. ¿O me equivoco?

Hoy en día en la zona de los Cabos los terrenos habitacionales alcanzan precios de hasta mil pesos el metro cuadrado, por lo que esta compra venta del terreno resulta sospechosa ya que “Famtunes” compró los mejores terrenos de uso turístico en apenas 55 centavos de dólar por metro cuadrado, lo que equivale a 10 pesos el metro, cuando otros terrenos en la zona han sido vendidos en 15 dólares el metro o 300 pesos el metro.

Otro terreno lo vendió la sociedad mercantil denominada “Inmobiliaria Piedras Bolas” representada por los mismos Jorge Mercade Dura y Andrés Rubén Castillo Hernández a la sociedad mercantil “Six Fund”, la cual fue representada por Luis Raúl Lizárraga Duran, mismo que pago 5 millones 500 mil dólares, lo que equivale a 60 centavos de dólar el metro cuadrado.

Un tercer predio fue negociado por la misma sociedad mercantil “Inmobiliaria Piedra Bolas” a “Turismo Itzé”, la cual fue representada por Jorge Domínguez del Pino e Iván Baldasano Ramírez, esto por un costo de 45 millones de dólares lo que equivale a poco más de 2 dólares por metro cuadrado.

Luego entonces, y en conclusión, ahora se sabe que fue a través de los bancos españoles Bankia y Caixa Bank como llevaron a cabo todas estas las operaciones defraudando más de 150 millones de dólares en impuestos federales, y otros 6 millones de dólares al municipio de Los Cabos, y curiosamente nadie, absolutamente nadie, dice nada al respecto. ¡Bonita cosa!; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .