BALCONEANDO / CIRCO DE TRES PISTAS

Por Alejandro Barañano

 

Pareciera que hoy en día en el Congreso del Estado algunas acciones transcurren como si fuera un circo de tres pistas, y eso es palpable al quedar descubiertas las prostituidas alianzas políticas que se dieron durante el pasado proceso electoral, y que dejan ver ante la opinión pública que el quehacer político en Baja California Sur está viviendo una de las peores crisis de valores al imperar ante propios y extraños la podredumbre ideológica.

Lo digo porque las pasiones expresadas por los diferentes actores y actrices recientemente corresponden a las que en ámbitos como las redes sociales son manifestadas de manera cotidiana, pues existe una corriente -sobre todo en Facebook- que combate sin tregua todo aquello que a su parecer contradice o critica los postulados morenistas esenciales o coyunturales.

A pesar que más de uno se molestará con mi comentario de hoy, iniciaré diciendo que el protagonismo desenfrenado de algunos diputados emanados del Movimiento de Regeneración Nacional han rayado en meras simulaciones y falsedades, pues aquello de autorizarse recursos en lo oscurito, o como bien lo definen ellos en “sesiones privadas”, es una rotunda vergüenza al haber recibido en sus manos algo que ahora dicen dejarán en bien de la austeridad, transparencia y honestidad.

En ese circo de tres pistas en que han convertido al Congreso del Estado sirvió de escenario para que siete legisladores morenistas expusieran que signaban un documento mediante el cual “regresaban” un dinero a las arcas estatales, mientras que los diputados restantes -14 de 21 que son en total- acordaron no eliminarse tan espléndidas prebendas que la sociedad desconocía pero que ya se imaginaba que existían, dando paso así para que los reflectores del espectáculo circense pasará a una segunda pista, esto obligado porque  Andrés Manuel López Obrador pisará el próximo 3 de marzo tierras cabeñas y que mejor que presumir a su llegada que se sumaron a la estrategia de austeridad que proclama el hoy Presidente de México.

Sin embargo, quien tuvo las agallas para fajarse los pantalones y dejar en claro que lo que hacían esos siete diputados de MORENA no era más que una burda farsa, fue el mismísimo presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Ramiro Ruiz Flores, pues aquello de “desprenderse voluntariamente” de esos recursos no se los cree ni las más vieja de su casa, pues tal parece que quieren simular una transparencia en el manejo discrecional de los recursos pero sin decir a ciencia cierta a donde irán a parar esos 16 millones de pesos que aseguran “se ahorrarán”, cuando en realidad los recursos están etiquetados para el Poder Legislativo.

De ahí los magnánimos diputados locales llevaron las acciones a una tercera tramoya circense, el cual se podría denominar el escenario de los embustes, pues como se recordará desde antes de llegar a ocupar su cómoda curul en el recinto legislativo, esos mismos diputados se comprometieron a regresar el 30 por ciento de sus salarios y hasta la fecha no lo han cumplido, y que ese millonario ahorro que proponían –cerca de 7.5 millones de pesos- sería destinado a obra social en cada uno de los 16 distritos electorales, lo que demuestra que en tiempo de campaña se trae tremenda verborrea y con el tiempo les resulta una molesta diarrea.

Para darle “formalidad” a tan espectacular acción, la rueda de prensa donde anunciarían su “valiente decisión” se convirtió en toda una verbena popular al salir a relucir pancartas, gritos y sombrerazos “exigiendo” que todos los legisladores cumplieran con la disposición que los siete “ahorrativos” diputados morenistas habían tomado, y para ello que mejor que presentar caras conocidas perdiendo toda forma y fondo, trabajadores del Ayuntamiento de La Paz ocupando sus obligadas horas de trabajo para manifestarse con goce de sueldo, y hasta un Alberto Rentería Santana en cuerpo y alma sentado a la palestra compartiendo parte de la parodia y violando todo protocolo legislativo. Así las cosas, no más, no menos.

Ahora, con este tipo de vergonzosos espectáculos, los ciudadanos vemos con malestar lo que está ocurriendo y muchos tenemos la impresión de que algo indescriptible podría suceder próximamente pues priva un desconcierto generalizado sobre el camino a seguir.

Quizá, porque no, sería urgente abrir una cuarta pista, la de la sociedad civil propositiva, la cual esté unida por un objetivo común que ahora no existe, aunque sigamos como testigos de lo que ocurre en las otras tres pistas circenses esperando el desenlace de todo este show; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .