BALCONEANDO / ¡AHORA RESULTA!

Por Alejandro Barañano

 

De acuerdo a una definición exacta, la mentira es la afirmación o negación de una cosa contraria a la realidad o diferente a ella. Su esencia misma es el engaño y su gravedad depende del grado de egoísmo o maldad que la engendre.

La mentira puede darse como expresión espontánea, o sea como un “recurso fácil” del momento, o como engaño maquinado o premeditado, es decir, que puede generarse a causa de una actitud descuidada y fantasiosa en el modo de pensar y de hablar, o constituir un engaño deliberado.

Todo esto viene a colación porque mentir con facilidad se ha convertido ya en todo un hábito en la conciencia del dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en la entidad, Esteban Vargas Juárez.

Y es que ahora salió diciendo que el repudiado sindicato que representa renunció a la Confederación Sindical Internacional por la falta de transparencia y rendición de cuentas, ya que son los preceptos que rigen a todas las agrupaciones  sindicales, aunque claro, para la CROC tal normatividad no es aplicable, ya que han hecho con las cuotas de los trabajadores lo que quieren, incluso hasta llevárselas a sus bolsillos.

Otro embuste que se aventó sin el menor recato ante los medios de comunicación el mismo Esteban Vargas Juárez, fue al decir que la Confederación Sindical Internacional se esté desgranando, cuando en realidad la que se está pulverizando es la mismísima CROC, y sino que explique -pero sin mentir- porque más de dos millones de trabajadores ex croquistas constituyeron el Consejo Nacional Laboral, esto con una dirigencia colegiada y un plan de acción definido en defensa de las instituciones de los trabajadores y los derechos alcanzados durante años de lucha, y a la par hicieron un reconocimiento a la labor del desaparecido líder Don Alberto Juárez Blancas y calificaron  como vil traidor a Isaías González Cuevas.

La explicación es fácil, ya que esto se dio porque no hay más verdad que se lo ganaron a pulso por propagar “contratos blancos y de protección” y por pactar acuerdos a espaldas de la clase trabajadora, razón por lo cual la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos fue expulsada de las filas de la Confederación Sindical Internacional, pues a nivel nacional e internacional se ha estado conociendo el verdadero papel que vienen jugado las huestes del longevo octogenario y supuesto líder Isaías González Cuevas, y su esbirro y comparsa Esteban Vargas Juárez.

Quizá no tenga  Esteban Vargas Juárez la sapiencia necesaria para llegar a entender que la Confederación Sindical Internacional cuenta con más de 166 millones de afiliados en 156 países. O tal vez no quiera ahora reconocer y por eso recurre a la mentira, que la CROC buscó afanosamente crear la llamada Alternativa Democrática Sindical de las Américas con el fin de dividir la fuerza de la Central Sindical de las Américas, motivado porque nunca estuvo Isaías González Cuevas cómodo dentro de la misma derivado por su agenda progresista y porque día a día –como ya se ha dicho en reiteradas ocasiones en este espacio- se ha ido conociendo el papel real que venía jugando el vetusto diputado federal, por su insaciable práctica de firmar contratos colectivos de trabajo a espaldas de los trabajadores.

Para Esteban Vargas Juárez es fácil acudir a la mentira pues eso ya es una costumbre para él, pero habría que preguntarle a los verdaderos dirigentes sindicales de la talla de Alberto Juárez Bautista y Roberto Ruiz Ángeles, del Estado de México;  Alberto Serna de León, del estado de Nuevo León;  René Sánchez Juárez, de Puebla; y Antonio Álvarez Esparza, de Jalisco, o quizá a Héctor Serna Camacho, de San Luis Potosí; Froylan Franco, de Morelos; Salvador Ramos Bustamante, de Quintana Roo; Tomas Tejeda Cruz, de Veracruz; Mario Martínez Dector, de la Ciudad de México; Ramón Serna Servín, del transporte nacional o Gilberto Vázquez Muro, líder de los Trabajadores No Asalariados de la CROC en el país, quien realmente habla con la verdad.

Si esto antes marcado no fuera suficiente, entonces porque al evento de la presentación del Consejo Nacional Laboral acudió quien era en ese entonces el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, esto junto con el Vice Presidente del Congreso del Trabajo, Reyes Soberanis y el Oficial Mayor, Juan  Pérez Jauregui.

Así que Esteban Vargas Juárez en base a una burda mentira esperó que se tomaran sus palabras como veraces, pero bien sabe el tipo que incurrió a algo falaz, y por eso al quedar descubierto otra vez los mismos trabajadores a los que dice “defender y proteger” han advertido que han sido engañado de nueva cuenta tal y como ha sucedido tantas veces; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .