AUSPICIOS

Ayer como hoy, se siguen buscando señales favorables o desfavorables al iniciarse una actividad, por ello los romanos tenían personas que llamaban “auspicis” (palabra formada con “auis” de “ave” y “spicĕre” de “mirar”), que se encargaban de conocer el futuro inmediato mediante el vuelo de aves y especialmente saber si una decisión tendría un final ingrato o un desarrollo próspero.

Hoy ya no buscamos conocer el futuro mediante el vuelo de las aves, pero hablamos de buenos o malos auspicios para referirnos a las perspectivas, más o menos favorables de una empresa o negocios, aunque generalmente usamos auspicios como “protección”, “favor”, “patrocinio”, que se brinda a una persona o a un proyecto.

Precisamente en este último sentido de auspiciadores de equipos de trabajo, uno que ya se va y otro que viene, los gobernadores Constitucional y el electo, han instalado formalmente el proceso de transición de la Administración Pública Estatal, para dar inicio a la entrega-recepción, con el objetivo de que no se detengan las acciones del Gobierno de Baja California Sur, en donde desde hace un par de días atrás en sentido retórico y real se vieron cara a cara los integrantes de ambos equipos.

Ocultamente y por razones bien explicables de las conveniencias transitorias del poder político, quienes han detentado este los últimos seis años, empiezan a sentir su desvanecimiento ante sus incrédulos ojos que corresponden a sus pensamientos al empezar a extrañar la ausencia cada vez más prolongadas de “sus amigos” e intentan a buscar a los que antes ignoraban… “Así es esto” escucharan sabiamente de esos que han visto una y otra vez estos nostálgicos sucesos.

En cambio, los que llegan en el equipo de transición para recibir expedientes abultados y muy apetecibles, por aquello de las supuestas cifras maquilladas, inexistencia de bienes, desapariciones de rastros documentales, así como de acciones comprobables, que les puedan dar la gloria administrativa, al dejar constancia de que tenía razón “su” jefe cuando en campaña daba datos de que había corrupción y malversación de recursos públicos.

Por ello es que esta tranquilidad y observación de las formas en este proceso tanto en quienes gobiernan actualmente y quienes lo harán a partir del 10 de septiembre, difícilmente se mantendrá permanentemente porque el sello de la casa de quien encabeza el gobierno federal es el guía del gobernador electo y si recordamos también la transición en la administración pública federal fue modelo en las formas republicanas mexicanas, para luego a dar paso a una hasta ahora, muy desafortunada persecución de presuntos autores de los mayores saqueos de recursos públicos nacionales, así como estafas maestras, corrupción y faltas administrativas de todo tipo; pero hoy mantiene intocable al expresidente más reciente… inexplicablemente; ah! pero han montado todo un numerito espectacular, con el Instituto Nacional Electoral (INE) incluido llamado “Consulta Popular” para preguntar el próximo domingo primero de agosto ““¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?” y la ciudadanía tendrá que responder “sí” o “no”.

Claro que en este caso es saber que pasará el lunes 2 de agosto, cuando desde luego no concurrirán a las urnas 37.4 millones de mexicanos, para que el resultado de la Consulta Popular sea vinculante; en este caso el tema será si en apego a la ley el presidente López Obrador, inicia las acciones contra los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa, Vicente Fox Quesada, Ernesto Zedillo Ponce de León y Carlos Salinas de Gortari, para que sean juzgados.

Por lo que aquí en Baja California Sur, esperamos antes de anuncios espectaculares de desviaciones presupuestales y corruptelas de todo tipo, podamos conocer las nuevas políticas públicas estatales que den sentido a una entidad federativa que está urgida de sus mejores mujeres y hombres al frente de los nuevos retos que nos ha impuesto una pandemia como la del Covid19 y que si efectivamente el nuevo sistema que impulsa la llamada Cuarta Transformación, que ha llegado al gobierno local tiene la capacidad de demostrar su austeridad, eficiencia y honradez, porque nos urge y palabras, ya tenemos suficientes.

Por cierto, no menos relevante es la ausencia de la paridad de género en el equipo de transición, que por ahora solo por forma llama la atención, que no por obligatoriedad, considerando que la igualdad de candidaturas de mujeres y hombres se da, pero la reforma constitucional obliga al poder Judicial, a los cabildos municipales, órganos autónomos, así como a los gabinetes de los gobiernos federal y estatales a dicha paridad; sino consulten el decreto que reforma los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 de la Constitución Política De Los Estados Unidos Mexicanos.

Un “auspicis” sudcaliforniano al observar el vuelo de unas gaviotas de esta paceña bahía, exclamó tratando de predecir el futuro inmediato y sobre todo ser escuchado:

“No te sorprenda nada que invites y trescientos acepten la invitación

Caras alegres verás, tristes también habrá y más de trescientos no estarán

No se trata de ellos y nosotros, ni de malos y buenos, sigue la unión en la intención

Otros las dádivas esperan, de repartir no se trata, porque para dar, muchos más trabajarán

Austeridad, eficacia y honradez es el propósito estatal de emprender en la pública acción

Pronto vamos a ver, si los invitados responden como el anfitrión espera, sino desilusionarán”.