Recompensas

ABCdario

Por Víctor Octavio García

 

El vienes 4 de marzo sucedieron dos hechos inesperados –aunque nada extraños– en el Juzgado donde se ventila el conflicto entre la familia Coppola Joffroy y socios del hotel Finisterra. Ese día, en las primeras hora de la mañana, varios agentes ministeriales se apersonaron en el Juzgado solicitando copia de la “denuncia”; minutos más tarde llegó el Sr. o abogado Yarahuan, ofreciendo 200 mil pesos a quién o a quiénes aprehendan al hotelero; oferta atractiva para los agentes ministeriales que andan tras el hotelero, pero ruin y vergonzosa para el empresario que posee, él solo, el 24 por ciento de las acciones de un hotel cuyo valor se estima en más de cien millones de dólares; por lo que se ve, ya no es el Secretario General quien “cumplimentará” la orden de aprehensión, sino los “muchachitos” de Erasmo Palemón; sin duda un significativo avance en la diligencia que tantas preocupaciones le han producido al funcionario a lo largo de varias semanas.

Lo que no se sabe, bien a bien, es quién apoquinará (cubrirá) los 200 mil pesos de recompensa que ofrecen por la aprehensión del hotelero, sí Raúl Aréchiga o la Secretaria General. ¿De ese tamaño es la prioridad o perversidad de la autoridad?.

Una “denuncia” entre más de 35 mil expedientes que hay en rezago en la Procuraduría de Justicia podría no quitarle el sueño al Procurador Erasmo Palemón, lo curioso es que una denuncia interpuesta por presuntas irregularidades administrativas tipificada por la ley como “administración indebida” a generado un ostentoso despliegue persecutorio, de suerte que han llegado a ofrecer 200 mil pesos por la aprehensión del hotelero e  incluso, en no pocas ocasiones los mismos agentes ministeriales han tratado de sorprender al personal del Juzgado y al propio Juez que tiene a su cargo el expediente pidiéndole copia simple de la “denuncia” o haciéndose pasar como “hermanos” del hotelero, hecho que genera demasiado sospechas.

Y hay más, según me han confiado los abogados del hotelero se encuentran mensajes de textos, sutiles advertencias y amigables recomendaciones para que el empresario ponga “pies de polvorosa”, de ahí que no haya dudado en airear el conflicto que llevaba varias semanas en stand by en el Juzgado, no así para los funcionarios locales que pretendían – -o pretenden– ejecutar la orden de aprehensión extrajudicialmente, de manera que la “carta a la opinión publica” publicada en medio del affaire no despresurizó el conflicto, por el contrario lo escaló a niveles insospechados, de suerte que el hotelero se convirtió en blanco preferido de unos y otros, lo mismo afectados o simples acomedidos que han arremetido con todo en su contra.

Según el “texto” de la “carta a la opinión pública” que mandaron publicar los hermanos del empresario hotelero, en ningún momento exigen justicia sino que se imponga la ley y que el culpable (Luis Coppola) sea castigado con todas las de la ley; hablan de que el hotelero ha politizado el expediente y que pretende aparecer como victima, no sin antes deslindar al gobierno y a Raúl Aréchiga del conflicto; curioso que en lugar de exigir que se haga justicia –unos y otro enfrentan el mismo proceso tortuoso, pero para el hermano piden todo el castigo de la ley– siendo que la autoridad ha tomado partido por un bando en particular –el de Raúl Aréchiga– persiguiendo con la ley en la mano exclusivamente al empresario mientras ellos gozan de cabal salud. El problema pues, de uno se convirtió en dos; ahora la autoridad obtiene inmunidad para hacer lo que quiera con “la ley” en la mano –lo que no se sabe es porque metió su cuchara en el conflicto siendo un problema entre particulares que debe dirimirse en los juzgados–, de ahí que la persecución contra Luis Coppola se haya convertido en una “obsesión” de las autoridades en ejecutar la orden de aprehensión ofreciendo 200 mil pesos por su pesquisa y un sinnúmero de coartadas con las que han querido sorprender a los empleados del Juzgado donde se encuentra el expediente.

Queda claro que el problema desde su origen arrancó en medio de un proceso viciado, politizado y tremendamente perverso que bien podría dar pausas a otro “despojo de estado” como el que ocurrió en otra de las propiedades de la familia Coppola Joffroy, donde el gobierno federal panista de Felipe Calderón propició el cierre del hotel Los Arcos, en abierta complicidad con el PRD –ahora Morenos–, con la única salvedad de que ahora sería con la participación encubierta del gobierno panista de BCS en abierta y descarada coalición con Raúl Aréchiga. ¿Chúpense esa?.

Para cualquier comentario, duda o aclaración diríjase a [email protected]

 

SOBRE EL CABRESTO

Juan Alberto Valdivia Alvarado, Delegado de SEDESOL en BCS, anunció que este 15 y 16 de marzo, se llevarán a cabo cursos de procuración de fondos federales y estatales cuyo objetivo obedece a que las organizaciones sociales conozcan los programas y la forma en como puedan acceder a fondos federales y estatales. El funcionario federal se refirió al curso que iniciará este martes con duración de dos días al cual han sido convocadas las organizaciones de la sociedad civil, mismos que se impartirán a partir de las nueve de la mañana de este martes bajo el lema “Programas Públicos para el Ejercicio de Derechos Sociales” en la sala audiovisual de la Universidad de Tijuana La Paz, ubicada sobre Forjadores, colonia El Mesquitito……Salud.