Nuevas bibliografías: Tres libros de Valentín Castro.

El pasado viernes 27, en plena amenaza del ciclón Sandra, en San José del Cabo, se efectuó la presentación de los tres libros que a la fecha ha producido Valentín Castro Burgoin, ex líder del Congreso del Estado de 1996 a 1999, político arraigado al sur de nuestra tierra sudpeninsular, hombre de academia, de lucha política, de ideales, de ires y venires, muchos de ellos vividos juntos.

El escenario fue el corazón del ayuntamiento, bajo un campanario centenario, en el patio central del Palacio Municipal, de un añoso edificio que alberga tanto historias, mitos y hasta tragedias, pero que simboliza lo que los cabeños han querido ser y son, desde la fundación de la Misión de San José Añuiti, en 1730, y su presidió que dio lugar a la autoridad colonial civil, donde el día viernes por la tarde numerosos familiares, de Valentín, representativos de los Castro de Agua Caliente, los Burgoin de Santa Catarina, los Carballo de San José y La Paz y ciudadanos comprometidos como la Síndica Municipal, Regidores y Regidoras y varios servidores públicos de primer nivel del Ayuntamiento encabezados por nuestro amigo mutuo Luis Alberto González Rivera, Secretario General de Los Cabos, se dieron cita para acompañar a Valentín en la presentación de tres libros, uno de ellos ya clásico en la historiografía regional relacionado con el proceso de la conversión de Baja California Sur en Estado libre y soberano.

Castro Burgoin estuvo bien acuerpado por hombres de letras, gente amante de la historia y difusores y creadores de la cultura sudcaliforniana: Alan Castro Ruiz, director municipal de cultura de Los Cabos, Rodrigo Serrano Castro, Subsecretario de la Consejería Jurídica del gobierno del Estado, Eligio Moisés Coronado, historiador y escritor notable, Adriana Rivera, periodista y luchadora social, David Rojo Reyes, periodista de recia personalidad, director del grupo editorial Tribuna de Los Cabos y Luis Rochín, representante del Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”, de esta ciudad capital. Es decir, un bien logrado grupo interdisciplinario de intelectuales que representan la cultura, la historia, el periodismo, el derecho constitucional, y por qué no, el arte, conjuntado por una actuación congruente, de todos ellos, a favor de las causas sentidas de los sudcalifornianos, más allá de cualquier bandería política o interés personal; todos ahí por amistad y fraternidad con Valentín.

A juicio de los participantes, muy pocas veces, o casi nunca, en más de treinta años de fundado el municipio de Los Cabos, se veía un evento donde un hijo de esa tierra, cabeño, de sangre y de corazón, como Valentín Castro, presentara en un marco de familiaridad y de consenso, trabajos que dan a la historia política sudcaliforniana un hilo conductor abigarrado de las luchas sociales, de la participación de los prohombres de la historia como Ildefonso Green, José Antonio Mijares, Mauricio Castro, Manuel Márquez de León, Félix Ortega Aguilar, Braulio Maldonado, Francisco Cardoza Carballo, Félix Alberto Ortega Romero, Alejandro D. Martínez, Jesús Castro Agúndez, Fernandito I. Cota Sández, en fin, todo bajo un solo objetivo: la autodeterminación de Sudcalifornia.

Todo esto se recordó aquella tarde, entre la lluvia traída por Sandra, que no logró evitar esta reunión de amigos en torno a la obra editorial de Valentín Castro, y la caída, como una suave brisa, de los recuerdos de más de doscientos años de historia en el devenir de las rancherías, comunidades y pueblos que se resistieron a morir de inanición, que afrontaron las invasiones filibusteras y la guerra
norteamericana, y que lucharon carabina en mano para que esta tierra no cayera en poder de los extranjeros, en una lucha ejemplar a nivel nacional, de la que da cuenta el historiador multilaureado Miguel León Portilla.

Valentín, en su agradecimiento al ayuntamiento que hizo posible ese marco cultural e histórico, señaló que análogamente don Pablo L. Martínez, padre de la historiografía peninsular se tardó más de veinte años en recopilar documentalmente el material para escribir su obra “Historia de la Baja California” en 1956, él (Valentín) se tardó más de veinte años en lograr que su trabajo que resultó triunfador de un certamen nacional de ensayo histórico en 1990, fuese autorizado a presentarse ahí, en la tierra que él se forjó, en San José del Cabo, la tierra, como decía Eutimio Pinzón “de mis amores”.

Y en ese encuentro, de las muchas expresiones de afecto y reconocimiento a su trabajo por la historia y las letras sudcalifornianas, se hicieron notar sentimentalmente las de sus familiares, donde llamó la atención el que un grupo de mujeres cabeñas, de nuevo cuño, empresarias que llegaron a Los Cabos atraídas por el desarrollo de esta tierra, hoy, como buenas sudcalifornianas y cabeñas, son emprendedoras y luchadoras en muchos frentes y aman a Los Cabos, cual más, y ahí las expresiones fueron en el sentido de que los trabajos sobre la historia política de Valentín deben ser más difundidos, más conocidos, desde la educación primaria, porque en ellos se reproducen los hechos más significativos que deben ser conscientemente comprendidos para que en Los Cabos, se luche, se defienda, se preserve, se reconozca, lo que quienes nos han antecedido en el camino, nunca se olvide por su contribución a la bonanza que ahora se tiene, y que debe ser un estímulo para las nuevas generaciones de cabeños.

Ahí se dieron a ver y se escuchó la voz de Susana del Carmen Zataráin García, Síndica Municipal de Los Cabos, Hilda Harras, ejecutiva del Consejo Coordinador Empresarial de Los Cabos, Gloria Lugo, de grupos de comunicación vanguardista, Imelda Montaño, directora del Instituto de Mujeres de Los Cabos, Adriana Rivera, comunicóloga y sobreviviente de Cáncer de Mama, María Elena Camacho López, Contralora Municipal, Karina Corral, Secretaria Particular del alcalde Arturo De la Rosa, así como la de la joven maestra Erika Amador Carballo, quien se pronunció para que desde el jardín de niños se inicie la inducción al conocimiento por la historia y el amor por Baja California Sur, para que esto sea perdurable.

Y si en la tradicional historia de Baja California Sur, los hombres fueron preponderantes, por una y mil razones, ahora, en Los Cabos, la voz de las mujeres que el viernes se escuchó fuerte por un evento donde de historia y cultura tan nuestras se habló, auspiciado por los libros de Valentín Castro, hace suponer, que sin duda, los tiempos ya cambiaron, y quien no lo quiera creer, que le entre. Enhorabuena, amigo Valentín. Qué tal!
Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com