IERT ( Instituto Estatal de Radio y Televisión)

 

  • Desplantes autoritarios

La pesadilla lleva ya 45 días para Carmen María Avilés Márquez, editora basificada de televisión –con 17 años se servicios– que presta sus servicios en el Instituto Estatal de Radio y Televisión (Canal 8). Todo comenzó al concluir y disfrutar su periodo vacacional comprendido, del 31 de agosto al 21 de septiembre del presente año. En el transcurso del periodo vacacional no se contempló que había días inhábiles como el 4 de septiembre, día del informe de gobierno de la anterior administración; 10 de septiembre fecha de toma de protesta del nuevo titular del poder ejecutivo estatal y por último el 16 de septiembre, fecha del inicio de la independencia de México, pues bien, ante ello Carmen María Avilés Márquez le solicito a Jesús Taylor García recorrer su entrada a laborar hasta el 24 de septiembre teniendo el aval del sindicato de burócratas, en base a los días inhábiles que se atravesaron durante su periodo vacacional. Al presentarse a laborar inicia para ella un verdadero viacrucis, pues el primer día fue recibida con sendo oficio donde se le notificaba que a partir del día siguiente su horario de trabajo cambiaba de las 09:00 a las 16:00 horas, por lo que ella no estuvo de acuerdo ya que con tan repentina y brusca decisión modificaban su vida diaria y sus actividades, además de que no hubo ningún acercamiento por parte de la dirección del Instituto para tomar tal decisión.

La reacción de Jesús Taylor fue de lo más sorprendente y grosera ya que utilizando un vocabulario soez y altanero le hizo notar que quién tomaba las decisiones en el canal 8 era él, que para eso lo había puesto el gobernador ahí, y que su decisión era inapelable y debía ser acatada, ante esto, Carmen María Avilés Márquez recurrió al recurso legal que le quedaba que era dar cuenta al sindicato de que se estaban trastocando sus derechos laborales; el sindicato actuó y busco tener un acercamiento con el titular del Instituto Estatal de Radio y Televisión pero no se logró, porque el señor (Jesús Taylor García) se mostró renuente a todo intento de dialogo. Aún así las actitudes hostiles continuaron; al siguiente día se le notificó que por orden del Director ella (Carmen María Avilés Márquez) tenía prohibido entrar a su área de trabajo (editora de televisión) y que solo debía permanecer en el área de espera del Instituto. El sindicato siguió intentando un acercamiento con el titular del IERT (Jesús Taylor) y ante su reiterada negativa el caso fue turnado ante Luís Humberto Araiza, Subsecretario de Finanzas y Administración sin que a la fecha exista una determinación firme al respecto.

Las cosas no quedaron ahí, el problema se agravó alcanzando inclusive ribetes de hechos constitutivos de sanciones administrativas para el intolerante y autoritario titular del IERT, Jesús Taylor García, pues no obstante su renuencia a hablar con  la editora de televisión, ha llegado al extremo de elaborar tres actas administrativas por abandono de labores; acta por no acatar disposiciones etc., pero estas actas han sido elaboradas o levantadas al amparo del sigilo que proporciona la obscuridad y con todas las agravantes, premeditación, alevosía y ventaja, porque valiéndose de personal sin ética ni principios firmaron las actas y es ahí donde se han generados suficientes elementos para sancionarlo, así a quienes se prestaron a tan degradantes actos; las actas de referencia no cuentan con los elementos ni la validez que les dé sustento, carecen de objetividad, fueron levantadas en lo privado y de manera ventajosa; a la trabajadora no le marcaron copia de dicha actuación, fueron enviadas a recursos humanos sin marcar copia al sindicato, las actuaciones son a todas luces indebidas por parte de la Dirección del Instituto, hechos que deben ser sancionados, dado que las actas fueron levantadas contra la trabajadora desafecta, sin que ella estuviese presente y ser acompañada de un representante sindical; sin habérsele dado la oportunidad de declarar en descargo: No, todo se hizo autoritariamente pasando por alto que la trabajadora también tiene sus derechos con el único fin de dañarla laboralmente; y ante la inminente actuación del sindicato, Jesús Taylor García sigue cometiendo errores tras errores en vez de enmendar en lo posible su intolerancia, autoritarismo y su escasa inteligencia para atender asuntos de su entera competencia. Y como burla o forma de exhibir el grueso manto de impunidad en el que se protege, y como si anduviese en campaña, al finalizar la semana pasada estuvo regalando o repartiendo gasolina entre sus colaboradores más cercanos con el único fin de congraciarse y ganarse simpatías o apoyo, sin reparar que infringe las ley de responsabilidades de los servidores públicos, la ley del gasto etc., ya que son recursos públicos que deben ser utilizados para lo que fueron autorizados y que de existir voluntad política, la Contraloría debería atraer el caso que en un principio fue solamente laboral, hecho que desnudó otros problemas que bien el órgano de control interno pudiera darle puntual seguimiento, como es el uso y destino de combustibles que se asignan al IERT; revisar los controles de puntualidad y asistencia del Instituto ya que se cuenta con reloj checador y aún existe un que otro empleado “consentido”; realizarse un estudio del record de cada trabajador sobre entradas y salidas, dado que es notoria la facilidad que se le brindan a algunos empleados y a otros no. ¿Quihúbole?.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

SOBRE EL CABRESTO

La reaparición del Senador, Ricardo Barroso Agramont, luego de tres meses de ausencia política causó sorpresa en los escenarios políticos locales, al hacer acto de presencia en el Congreso del Estado en el acto del XLI Aniversario de la conversión del territorio en estado, así como fijar diversos posicionamientos políticos públicamente ante los medios de comunicación en relación a temas de la agenda local, así como conceder entrevistas y encabezar regiones con periodistas; se pronunció en contra de la explotación minera en áreas protegidas, pidió castigó y todo el peso de la ley para la ex alcaldesa de La Paz, Esthela Ponce, de comprobarse irregularidades en su administración; disposición a colaborar con el nuevo gobierno sin abandonar a su partido ni su posición de opositor; fortalecer a su partido en las tareas que vienen; se pronunció en contra de los despidos masivos de trabajadores en el Ayuntamiento de La Paz donde, dijo, trabajadores, sin deberla podrían ser  lanzados a la calle y no se vale, insistió, que paguen justos por pecadores, lo que significa que hay Barroso para rato y más allá de quienes los daban por muerto, el joven y carismático Senador sigue más vivo que nunca.……Salud.