El Águila * Renovarse o morir

El 15 de octubre de 2015, en este mismo espacio publicamos la entrega bajo el titulo de “El Águila” que hoy reproducimos a petición de varios lectores que han insistido en el tema. No es nuestra costumbre hacerlo pero dada la persistencia — sobre todo correos– en las últimas semanas, he aquí lo que se consignó en la entrega: “El Águila; renovarse o morir.”. El águila representa, más allá de su condición depredadora, una milenaria y ejemplar enseñanza en el mundo animal — incluyendo el nuestro– . Ningún animal en la vida silvestre enfrenta tan crudamente el viejo dilema existencialista de renovarse o morir; un verdadero reto de supervivencia animal. El águila es, por definición, un genuino representante de la vida salvaje cuya milenaria enseñanza se reencarna en un fuerte y ágil depredador.

Del águila mucho se ha hablado y escrito — incluso desgarradoras historias, leyendas, fábulas y no pocos mitos– que en muchas culturas es considerada como un verdadero mito e incluso como Dios. Los antiguos griegos decían, cuando se referían a un enemigo o adversario pequeño: “Las águilas no cazan moscas”. Víctor Manríquez, mejor conocido como el “Vidorria”; viejo cazador y excelente amigo de un servidor acuñó una expresión, mucho más chusca y pagana que las de los antiguos griegos que suele expresarla en un tono casi bíblico cada vez que nos internarnos en zonas de difícil acceso en nuestras habituales incursiones de caza, al decir; “aquí, donde sólo las águilas se atreven”, para describir lo dificultoso o accidentado del terreno. Podíamos recurrir a numerosas citas, incluso de carácter académico referidas a tan hábil y ágil depredador, sin embargo hoy compartiré con ustedes otra gran enseñanza que nos brinda más allá de su bien ganada fama de excelente depredador, su legado para el mundo pagano.

El águila vive en promedio 80 años; sin embargo, a mitad de su longevo promedio de vida enfrenta el serio dilema de renovarse o morir. A los 40 años se le presentan serios signos de cansancio y agotamiento que vuelven lento sus vuelos y dificultan su propia existencia; se les enriscan las garras que se cierran como tenazas y hacen casi imposible aprehender a la presa; el pico les engruesa y enrisca cerrándosele aún más volviéndose torpe para desgarrar a sus presas y las plumas, con el transcurso de los años engruesan, pierden impermeabilidad y aerodinámica y se vuelven pesadas que dificultan terriblemente su vuelo. Cuando el águila llega a esa difícil etapa de su vida se ve obligada a invernar durante varias semanas; aún con su pico grueso y enriscado tiene que arrancarse las plumas que han engruesado, perdido impermeabilidad y aerodinamismo tornándose pesadas para el vuelo, a fin de que nazca un nuevo plumaje que les permita retomar las alturas y surcar de nuevo el firmamento; el pico que engruesó y se enriscó con el paso del tiempo, también tiene que golpearlo violentamente contra una piedra o un risco hasta que se quiebre por completo para que nazcan un nuevo pico que le permita recuperar su destreza para desgarrar a sus presas y por fin, las garras que sufren la misma metamorfosis senil que el del pico y las plumas, tiene que someterlo al mismo proceso, golpear sus garras contras las piedras y riscos hasta que se quiebren y nazcan nuevas garras que le permitan recuperar su destreza cazadora y su capacidad depredadora. Si el águila logra, durante su traumática etapa de invernadero completar plenamente el proceso de renovación y cambio a fin de que le nazca un nuevo plumaje, un nuevo pico y nuevas garras, vive 40 años más, ¡ah!, sí no lo logra, muere en el intento por inanición. Para esto, y por si fuera poco, enfrenta varias semanas sin comer, beber agua, ni poder volar, mucho menos cazar, lo que provoca una larga y dolorosa agonía hasta su muerte.

No pocos políticos, artistas, toreros, escritores, periodistas, patanes, brujos, cómicos, profesionistas, locutores, deportistas, charlatanes etc., enfrentan alguna vez en sus vidas el serio dilema existencialista de renovarse o morir, y se someten, no a duros procesos de invernadero como el águila, sino a cambios bruscos y radicales de looks, estilos,

discursos, técnicas, habilidades, etc., a fin de reinventarse. Algunos lo logran y profesionalmente siguen siendo exitosos y los que no, mueren en el ostracismo. Pero nadie mejor que el águila es capaz de enfrentar con renovado desafío el viejo dilema existencialista de renovarse o morir, justo a mitad de su vida. ¡Qué tal!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

 

SOBRE EL CABRESTO

Edgar Alexander Aguirre Jáuregui, –cuñado de Daniel Gallo Rodríguez, Presidente del Tribunal Superior de Justicia–, asume la Jefatura del Departamento de Secundarias Técnicas en el estado. ¡Que bonita familia!….La Diputada Rosa Delia Cota Montaño se pronunció contra la ley de Asociaciones Públicas Privadas (APP) cuya aprobación dijo la legisladora perredista, sería “un duro golpe a la democracia, un golpe a la cordura legislativa”….La tarde de ayer jueves quedó instalada la Comisión Especial Plural del Congreso del estado que se avocará a investigar el conflicto que lleva más de siete meses entre pescadores y la inmobiliaria Tres Santos. La comisión quedo integrada por Guadalupe Rojas Moreno como Presidenta y los diputados Rosa Delia Cota Montaño, Venustiano Pérez, Francisco Arce, Alejandro Blanco y Camilo Torres, como Secretarios….Poco a poco Luis Coppola ha ido destejiendo la compleja y perversa madeja que le tendieron los responsables de administrar y procurar justicia en el estado al servicio de un prófugo de la justicia (Raúl Aréchiga Espinosa). Por lo pronto, la orden de aprehensión que existía en contra quedó sin efecto y una sentencia se vino abajo, aunque el litigio siga en el Colegiado…Salud,