De barandilla a la ingobernabilidad

Cuando un gobierno se ve envuelto con problemas de “barandilla” no resueltos ¡aguas!.

No se sí se trate de un clásico o de una simple superstición, el caso es que la ingobernabilidad o debilidad de un gobierno normalmente se manifiestan en barandilla, esperemos que no sea el caso del gobierno de Carlos Mendoza, quien desde un inicio se ha visto atrapado por problemas de barandilla no resueltos; primero con un Procurador importado a quien tuvieron que reformarle la constitución para que tomara protesta y ahora, con un estado bañado en sangre.

Hoy, a siete meses del nuevo gobierno aún se sabe que dirección tome. El gobierno no se ve ni se siente, la procuración de justicia, menos. No es exagerado sostener que no se sabe si va o viene en medio del pasmo; sin obra pública, sin inversión y con los sectores productivos sin ánimo y alebrestados; la burocracia en pleno pie de guerra, pescadores reprimidos por la fuerza pública, transportistas retomando fuerzas para presentar batalla y los ONG’s imponiendo su agenda en materia de desarrollo. Algo no está embonando en el gobierno de Carlos Mendoza y las expectativas se ven poco prometedoras.

Siete meses son más que suficientes para dar color y saber que es lo que esperamos del nuevo gobierno; los numerosos convenios que se han signado, al igual que los tours que han hecho varios secretarios de estado y directores generales al estado han quedado en eso; en mero turismo, fuera de eso no hay nada: BCS necesita desarrollarse más allá de traer vendedores de elotes y tejuino o tratar de llenarle el “buche” a los sudcalifornianos con declaraciones y actos pomposos.

Podemos presumir que tenemos un gobernador con los laudos académicos más altos que ningún gobernador anterior haya portado, sin embargo, su mano no se ve ni se siente, mucho menos sus buenas artes. Tal vez su carácter no le ayude a generar sinergía con los sudcalifornianos que lo siguen viendo como un gobernador autoritario, irascible, demagogo y falso. La veja clase política así como los grupos emergentes –incluyendo panistas– no se sienten atendidos ni escuchados, sino rezagados, como tampoco ven repuestas ante la espiral de violencia y el estado de parálisis económica que vive el estado, mucho menos iniciativa o chispa para darle un empujón a la economía local estancada desde hace varios años.

No se ve, a excepción del gobernador que está convertido en un polivalente, que hagan política y tiendan puentes con grupos organizados, sindicatos, partidos políticos, líderes campesinos, dirigentes pesqueros, ganaderos, líderes de opinión, académicos, iglesias, maestros, etc., sino un enconchamiento atroz de funcionarios sin emoción social y con graves problemas de orientación.

Tal parece que los sudcalifornianos seguiremos condenados a cohabitar con tribus poco amistosas y escasamente bien intencionadas. La gran división social –o escisión social dicen los que saben– que dio paso a la alternancia en el 99, sigue presente en todos los ámbitos del quehacer político, económico, social y cultural en el estado, hoy más que nunca. El Nuevo Trato (New Deal) que prometió Leonel Cota quedó en promesas y ninguno de sus sucesores retomó tal iniciativa, de manera que seguimos al garete. Tal vez no un Nuevo Trato como lo definió Roosevelt, pero si un pacto o acuerdo político que haga posible la sana convivencia de quienes aquí vivimos.

Yo no se porque el nuevo gobierno no se ha dado a la tarea de conciliar a una sociedad confrontada desde hace 17 años, cuyas divisiones ni se justifican ni tienen razón de ser.

Carlos Mendoza, que sabe para qué es el “juguetito” (poder), se ha tardado en darle una orientación a su gobierno y sobre todo, inyectarle emoción social a su gobierno. De haber prosperado la iniciativa de Leonel de un Nuevo Trato entre los sudcalifornianos con políticas incluyentes, propositivas, alentando nuevos cuadros y valores y sobre todo, salvaguardando nuestras costumbres, tradiciones y derechos de pertenencia, la historia del estado simplemente sería otra. Ni más ni menos.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

 

SOBRE EL CABRESTO

Aracely Arce Peralta, Presidenta Municipal de Loreto, en reunión con Ismael Sigala Páez, Secretario Ejecutivo de la Comisión Implementadora del Nuevo Sistema de Justicia Penal, –vaya nombrecito–, fue informada que el próximo 12 de junio, entrará en vigor dicho sistema en ese municipio, el cual beneficiara a los loretanos con juicios jurídicos eficaces, haciendo valer la ley y la justicia………Alberto González Rivera, Secretario General del Ayuntamiento cabeño, sin hacer mucho aspaviento cumple con sus encomiendas…..Herminio Corral, diputado federal, fue designado Comisionado de Asuntos Políticos Municipales en el Parlamento Latinoamericano y del Caribe en representación del Congreso de La Unión, de ahí que el dirigente del PAN en BCS, haya compartido experiencias con 21 representantes de igual número de países reunidos en la primera plenaria celebrada en Panama….Salud.