ABCdario / Yeidckol fuera de lugar

Víctor Octavio García

A la señora Yeidckol Polenvsky –lideresa de Morena– le pasó exactamente lo mismo que a los nazis cuando tomaron la plaza de San Petersburgo, no fue el ejército rojo quién los derrotó sino el frío y crudo invierno ruso; Yeidckol llego a BCS y sin otear el actual estado de cosas que guarda su partido en BCS, declaró que sólo existe una fracción de Morena en el Congreso y no dos, y advirtió que quienes se fueron de la fracción se dieron un tiro en el pie sin reparar que fue ella quien se pegó el tiro no en uno sino en los dos pies; reconoció una fracción venida a menos y de paso el papel marginal (minoría) que juega en la cámara local donde el frente opositor –incluyendo la fracción mixta de Morena que desconoció–, son los que manejan y dictan la agenda en el Congreso local.

En política –dicen los clásicos– nunca hay que minimizar a los que juegan su propio juego mucho menos a los iguales, y si la señora Yeidckol desconoció a la fracción mixta de su partido en la cámara local, de paso desconoció a buena parte del electorado, es decir a miles de seguidores de López Obrador que creen en López Obrador más no en cotos de poder ni en burocracias partidistas con liderazgos rebasados y “chapeados” a la antigüita.

La presencia de la señora Yeidckol lejos de tender puentes (acercamientos) para avanzar en la construcción de acuerdos que deriven en unidad y contender las ríspidas diferencias entre los grupos de interés que se disputan el derecho supremo de ser los “fieles de la balanza”, los agrietó ofuscando toda posibilidad de conciliación en un escenario brutalmente polarizado y dividido de cara a la elección de 2021, en realidad no fue el mejor momento para Yeidckol ni para los morenistas sudcalifornianos que tazará a los que pertenecen al proyecto y a los que no pertenecen al proyecto lopezobradorista; los buenos y los malos salen sobrando en un mundo donde no se admiten reclamaciones solo la obediencia ciega; peor aun cuando llega en las crestas del escándalo de haber sido beneficiada por la “mafia del poder” con una condonación de impuestos por más de 16 millones de pesos, justo cuando va en retirada sin más futuro que el ostracismo político.

Apenas el sábado 4 de octubre, René Bejarano –el “señor de las ligas”– hizo un llamado a la unidad advirtiendo fracturas al interior de la 4T que amenazan con truncar el proyecto de transformación del país; pidió dejar atrás el “grupismo” y el “sectarismo” con el fin de que “no nos derroten las diferencias” y citó los casos de Brasil y Argentina donde las diferencias internas abrieron el paso a otros proyectos políticos que culminaron con la destitución de Dilma Rousseff en Brasil y el triunfo de Mauricio Macri en Argentina.

Pero para la señora Yeidckol lo que pasó en Brasil y en argentina la tiene sin cuidado, dado que sus declaraciones hechas aquí (BCS) –desafortunada a más no poder– terminaran de meterle más ruido a los grupos locales irreconciliables que sin definir ni reconocer liderazgo alguno en el estado siguen recurriendo a la máxima de que sí no estás conmigo o estás en contra mía, cuando lo que urge es la reconciliación que los lleve a construir la ansiada unidad que les permita conservar lo que ganaron y acceder a más espacios de poder político, de ahí que no está por demás admitir que el próximo dirigente de Morena está obligado a leer el momento que viven los morenistas en BCS y desde ahí asumir una posición política clara y objetiva de cara a lo que hay que los lleve a construir acuerdos en bien de su proyecto, de seguir así solo el Diluvio. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda a aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com