ABCdario / ¡Vaya empoderamientos!

Por Víctor Octavio García

 

Los legisladores federales por BCS suelen dar la nota, pero al revés; ofrecen mucho y no dan resultados; Lucía Trasviña irrumpió en las redes sociales (feis) hablando de una iniciativa orientada a recobrar el golfo de California (vieja bandera del PAN) y un medio digital inmediatamente la exhibió que le habían plagiado la nota para presentar la “nacionalista” propuesta; Ricardo Vázquez Meza se aplica en temas meramente domésticos del Congreso del estado que únicamente a los diputados y diputadas locales le corresponde atender; la primera le tira pedradas al aire y el otro comienza a querer caminar sobre el agua.

De los diputados federales no se sabe nada; una foto por aquí y otra foto por allá de Alfredo Porras posando con sus seguidores y simpatizantes –o marchantes– dan cuenta de su vaga existencia, mientras el gobierno federal cancela el proyecto de cable submarino y se recrudecen los “apagones”; ¡hay la llevan!; sí esto que está pasando con una clase política y dirigente agachona, convenenciera, timorata y mediocre hubiese ocurrido durante el gobierno de Peña Nieto, habrían incendiado el país.

Por estas prácticas e inercias viciadas los priistas perdieron la jícara y la miel, prácticas que en mala hora se trasladaron y han asumido los morenistas prometiendo que iban a ser diferente y que no eran iguales y han resultado peores; las delegaciones federales siguen al garete –aunque Víctor Castro diga lo contrario– sin orden y sin dirección; los escasos programas federales que han sobrevivido a la severa austeridad carecen de reglas de operación; con excepción de la Secretaria de Bienestar y el Centro SCT se desconoce qué es lo que hace el resto de las representaciones federales; peor aun cuando representaciones federales que tienen mucho que ver con el desarrollo del estado como es el caso de Semarnat, está en plantón indefinido por la falta de mano izquierda de la encargada del despacho.

Este año se fue en medio de la incertidumbre preguntándonos qué diablos va a pasar, pasará lo que tiene que pasar, que seguiremos perdiendo oportunidades y calidad de vida como ha ocurrido en estos primeros ocho meses; cierto, el país es otro, otro más jodido; basta ver lo que está pasando en Sinaloa, Guerrero, Chiapas, Tabasco, Sonora, estado de México, Veracruz, etc., que están convertidos en peligrosos campos minados; en BCS aún vivimos en el paraíso con todo y los “apagones”; la falta de agua, la pésima recolección de basura y las enormes ollas de atole que nos siguen dando todo los días sin el menor pudor, al final del día es cosa menor.

Ojalá que los morenistas se pongan las pilas y hagan compromisos firmes con BCS; no queremos que sigan tirándole pedradas al aire ni que caminen sobre el agua; queremos certidumbre no mentiras ni manipulaciones porque eso solo conduce a perder la tierra, la querencia y los sueños. ¡Viva BCS!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a [email protected]