ABCdario / Los Agundez

Por Víctor Octavio García

  • Punto de quiebre

Las discrepancias y diferencias que han aflorado en dos proyectos políticos locales que abreva en Morena entre los ex gobernadores Leonel Cota Montaño y Narciso Agúndez Montaño, no es en apariencia sino de fondo, aunque en apariencias sus proyectos corran paralelos y en la misma dirección; la despiadada lucha por el poder; aseguran que no se pueden ver pero se toleran, dicen que están peleados y se guiñen el ojo solo para cubrir con las apariencias; el sábado pasado Leonel Cota Montaño festejó 21 años del triunfo de las izquierdas en BCS en Cabo San Lucas sin los Agúndez y sus aliados, y en el evento de evaluación de los programas del gobierno federal en BCS encabezado por Víctor Castro en un hangar de la Marina tampoco se vieron en la “burbuja” del delegado federal; Leonel Cota los desairó y Víctor Castro no los presumió.

Es difícil conciliar los intereses de dos ex gobernadores que juegan en la misma cancha, con la misma pelota, apuntando en el mismo score y disputándose el mismo rebaño, o es uno o no es nadie, para los dos nomás no da lo que está en juego, disyuntiva que no aceptan ni aceptarán que uno de los dos tendrá que sacrificarse en aras de sacar al buey de la barranca o de lo contrario pondrán en riesgo del proyecto mismo; sorprendió que en medio de la trifulca el alcalde de La Paz Rubén Muñoz Alvares, que lo traen en medio del grueso sándwich los ex gobernadores, al margen de estridencias e interpretaciones dolosas tuviese la sensibilidad y el tino políticos de asistir a los dos eventos sin importarle el qué dirán.

Y es que la alianza de Víctor Castro con Narciso Agúndez, quien detenta la franquicia del PT en BCS, lastimó intereses internos más allá de un simple rasguño o daño colateral, provocando que Alfredo Porras Domínguez –integrante de la triada– buscara infructuosamente reagruparse con Leonel Cota para abortar la alianza Morena-PT, fin en el que parecen coincidir el hermano de NAM, Tony Agúndez y el dirigente de fachada del PT en el estado, Luis Armando Díaz, todo porque el posicionamiento real que le interesa al ex gobernador Narciso Agúndez es el de su hijo, Cristian Agúndez, actual regidor en el cabildo de Los Cabos, que puja por una diputación federal.

En terreno plano la fuerte disputa entre Leonel Cota y Narciso Agúndez se remite a acuerdos y negociaciones, en el fondo tiene que ver con grandes traiciones; “pecadillos” al fin de políticos mañosos que hoy tienen convertido al ex gobernador Narciso Agúndez en un auténtico punto de quiebre al interior de la alianza Morena-PT, al igual que a su compañero de partido (PT) y andanzas, Alfredo Porras Domínguez: “En la guerra que viene” entre los dos ex gobernadores saldrán a relucir algunos “pecadillos” cometidos por Narciso Agúndez Montaño y aliados en 2026 y en 2015, donde hubo mucho apoyo del gobierno federal y dinero fondeado en cuentas personales a cambio de traiciones; desde aquella “levantada de mano” a Felipe Calderón en 2006 hasta maletines repletos de dinero del gobernador de Chihuahua, César Duarte, en 2015.

En YouTube se divulgó un audio de Reporte Indigo que revela como operaron el PRI y el PRD en la elección de 2015, operación a trasiego en la que Narciso Agúndez y Alfredo Porras formaron parte importante en la compra de voluntades y traiciones por parte del gobernador de Chihuahua, César Duarte, donde se fondearon en dos cuentas personales, una con 10 millones de pesos y la otra con dos millones de pesos. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda a aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com