ABCdario / La trama que viene

Por Víctor Octavio García

*El Inspector y el sargento Dodó

Los escenarios políticos en el estado están a modo para revivir comics clásicos como Fantomas, la amenaza elegante, el Comisionado, el Inspector y el sargento Dodó: Recuerdo que en los años 90’s ABCdario recurrió a las figuras de Fantomas y del sargento Dodó a fin de darle vida propia a un par de personajes de la farándula liceaguista que habían caído en los excesos; guardadas las proporciones hoy la historia se repite con el mismo símil que logro revivir, hace 30 años, al sargento Dodó y al Inspector en este espacio.
Mi entrañable amigo Jesús “Güero” Sánchez QEPD, jugó un importante rol en la trama de aquel entonces en el papel del Inspector; Fantomas, la amenaza elegante, figuraba como la contraparte que el astuto y sigiloso Inspector jamás logró atrapar, el sargento Dodó tuvo una participación marginal en la historia y fue quizás por eso que las fechorías de Fantomas, la amenaza elegante, quedaron impunes.

Hoy la trama cobra cabal vigencia en la XV legislatura del Congreso del Estado con mercenarios de la política que han hecho de esta otrora honorable institución la cueva de Alí Baba y los cuarenta ladrones; figuras diminutas, demasiado pequeñas con sueños de grandeza deambulan sin partido, sin padrino y sin perrito que les ladre, tramando hacer américa en y desde el Congreso del estado a costa de “tarascones” y “levantada de dedo”.

La “elección” en diciembre pasado –junto a otras pifias– de un nuevo Consejero del ITAI batió el “lodazal” en el que se desenvuelven quienes ofertaron un cambio a cambio de más de lo mismo; el manejo de los dineros públicos sigue siendo un tema top secret que más tarde que temprano tendrá que ventilarse de cara ante el escrutinio público; la pax porifiriana que hoy presumen y gozan tiene fecha de caducidad, como nombres y apellidos quienes se han llevado los más jugosos “tarascones”.

Y es allí donde se demanda la presencia del Inspector y del sargento Dodó para esclarecer la suerte final de los 337 mil pesos doblemente extraviados, las ilícitas compras de equipo de cómputo entre familiares y otros desfalcos que se ha tornado en leyendas urbanas; los “negados” bonos millonarios que se han pagado, el abultamiento de la nómina, los auto préstamos y una serie de pillerías que han convertido a la XV Legislatura en tierra de mercaderes.

Operar una “mayoría” que solo se ve cuando la pedrada es proporcional al tamaño del sapo exhibe las peores prácticas de un paso que resiste irse, la elaboración de leyes resulta un tema menor frente al bullicio del dinero fácil, de la componenda y de los acuerdos por debajo de la mesa; que triste que los sueños, ilusión y los acariciados deseos de miles de sudcalifornianos por un cambio y ya no más de lo mismo se hayan desvanecido entre ruines mercaderes que se tapan con la misma cobija.

Y es en la cámara local –Congreso del estado– donde la 4T exhibe sus miserias, el pobrerío de sus alcances y las limitaciones de sus capacidades que forman parte de la cotidianidad, donde unos y otros suman y restan lo mismo; un año fue más que suficiente para esperar resultados de un cambio empeñado que solo ha traído más de lo mismo. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com