ABCdario / El adiós de Milena, el adiós de Morena

Por Víctor Octavio García

 

Ver una foto que circuló al final de la sesión de congreso de este jueves de Milena Quiroga, la otrora poderosa Presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la XV Legislatura, postrada en su curul, agachada, con la cabeza sobre el mesa banco, testimonian en gráficas un adiós inesperado de Morena y del ala dura de ese partido que asumió el control político, financiero y legislativo de la XV Legislatura a lo largo de un atropellado y desbocado ejercicio de poder que sólo duró diez meses; diez meses de atropellos, confrontaciones, incertidumbre, gritos y sombrerazos. (Foto de Erick Murillo)

Un adiós dramático para los del ala dura de Morena que no entendieron ni quisieron entender que los tiempos de hoy no son de Morena ni de López Obrador, sino de la sociedad; su estilo fue el de la imposición a rajatablas, legislando por consignas partidistas y a caprichos, restándole méritos a la sociedad y menospreciando a la oposición; en septiembre de 2018, cuando se constituyó la actual legislatura, la oposición era inexistente, vaya ni siquiera testimonialista; diez meses después esa oposición inexistente que menospreciaron y agraviaron los derrota y pasa de ser oposición a ser gobierno.

Legislaron para un solo lado, partidizaron la agenda legislativa honrando a un amo y para ellos, jamás repararon que vivimos en una sociedad plural, informada, exigente, con intereses encontrados, con derechos y obligaciones; legislaron sobre el matrimonio igualitario y la equidad de género por encima de otras prioridades y se desatendieron de la agenda legislativa que realmente interesa a los sudcalifornianos.

Ver a conocidos actores y personeros políticos reuniéndose con los presidentes de las comisiones dictaminadoras e incluso con la presidenta de la junta de gobierno y coordinación política en petit comité, fue una práctica recurrente de un día sí y otro también. ¿Qué hacían y porque le otorgaban tantas deferencias? es un una de las prácticas indebidas que tendrán que dejar de lado el otrora grupo opositor que asume y reasume responsabilidades legislativas y administrativas en la XV Legislatura; entender que su trabajo es público y de interés público y por lo tanto, su actuar es desde una casa de cristal.

El estilo morenista fue la imposición; impusieron una nueva dinámica –acartonada y en desuso– en el quehacer y las prácticas legislativas, sin ofrecer cambios significativos sino más de lo mismo; jamás debatieron, escucharon, constataron ni consultaron a nadie; nunca se reunieron con los grupos organizados de la sociedad, ni acordaron agenda con los sectores productivos, mucho menos con los colegios de profesionistas, iglesias ni partidos políticos, simplemente se fueron como los caguamos sin voltear para los lados, y ahí tiene usted las consecuencias.

Ojalá que los que llegan al relevo lean el momento y legislen para todo y no para unos cuantos, que escuchen, consulten, atiendan, debatan, constaten, consensen y transparenten la agenda legislativa, que socialicen las iniciativas que generan controversias y den a conocer el trabajo que realicen, que no quede soto voces o en petit comité, que no atropellen ni agredan al resto de las fracciones ni menosprecien la crítica, que respeten y no le resten méritos a la sociedad que de hacerlo ya están del otro lado. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario:[email protected]