ABCdario / Diputados al garete

Por Víctor Octavio García

En la medida que se acercan los tiempos electorales –cruciales para algunos– las y los diputados nomás no encuentran su lugar; inventan iniciativas, hacen excitativas, perifonean propuestas, fijan posturas, arman pronunciamientos, dan declaraciones etc., pero el trabajo legislativo nomás no se ve; la nueva ley de movilidad que sustituiría a la ley que desecharon sigue siendo un misterio y el cobro de los bonos un encrucijada irresuelta; vamos, hacen como que trabajan pero cobran.

Desde un acta de nacimiento que no pierde vigencia hasta una proscrita iniciativa de legalizar el aborto resultan excelentes pretextos –aunque no lo sean– para posar frente a los reflectores y mantenerse vigentes en las redes sociales, ora sí que como reza un viejo adagio chino; no importa si el gato es prieto, colorado o barcino, lo que importa es que cace ratones, pero eso sí han sido omisos, flojos e indiferentes ante los dolidos problemas que aquejan a los sudcalifornianos; hasta hoy nadie ha hecho, vaya ni por equivocación, pronunciamientos mucho menos declaraciones sobre el serio problema de desabasto de medicinas en los hospitales de gobierno, recortes del presupuesto, falta de obra pública federal, recortes al presupuesto universitario, cancelación de programas sociales y un largo etcéteras más.
Cierto, la XV legislatura no es peor que las anteriores….pero puede serlo; no es mejor que las catorce Legislaturas anteriores…..pero nunca serán mejor, de esto último no cabe la menor duda; llevan más de año y medio perdidos haciendo poco menos que nada en un estado donde lo trascendente dejo de ser importante, lo que importa es simular trabajo desde el ocio legislativo; llevan en esa dinámica –inercia diríamos– 17 largos, costosos e improductivos meses desde protestaron como diputados, tiempo en que no hemos podido verle las zancas al pollo; suponemos, en todo caso, que son diputadas y diputados por elemental sentido común; cobran como tal, fuera de ahí no existen mayores referencias.

Cada diputado y diputada tienen a su cargo y protección numerosos ayudantes y asesores como si de veras trabajaran, imaginase si hacemos números de las iniciativas que presentan y las comparáramos con las iniciativas que se convierten en leyes, caeríamos en una especie de interregno donde la soberanía desaparecería al quedar sin diputados y diputadas que legislen, de ese tamaño es la farsa que se vive en la XV Legislatura, pero como creen que engañan a un pueblo desmemoriado y bueno, fingen trabajo legislativo haciendo como que trabajan.

Desde varias legislaturas atrás –por no decir que desde siempre– cada legislatura se plantea el inédito desafío de superar una a la otra siendo peor que la que le antecedió en una cerrada competencia que vemos y atestiguamos como ciudadanos desde extramuros del Congreso del Estado; ¡ah, pero a las diputadas y a los diputados poco les importa la crítica y los señalamientos!, siempre y cuando no caigan en el que dirán, la autocrítica es inexistente; ojala que el año y medio que le resta les “caiga” el veinte y se apliquen en lo suyo que es hacer leyes, los sudcalifornianos seguimos esperando resultados. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com