ABCdario / “Cuatreros”

Por Víctor Octavio García

 

Para combatir de a de veras el abigeato hay que hacerlo de arriba pa’ bajo; los “roba vacas” si bien es cierto representa el primer eslabón de esa lucrativa y delictiva actividad, los de arriba –léase autoridades– constituyen el último peldaño de una intrincada red de complicidades que han potencializado el delito constituyéndolo como un “crimen perfecto”; allí, en las esferas del poder, se concretiza el llamado “abigeato equiparado” que no es otra cosa que un robo en despoblado.

Hace dos años a don Rosendo Beltrán se le “perdió” un toro –semental charolay– que curiosamente fue “encontrado” en los corrales de Julián Reyes Vite; el toro sigue en poder del presunto “cuatrero” con el apoyo y Vo. Bo., de las autoridades encargadas de combatir el abigeato; don Rosendo Beltrán lo único que pide es que le regresen el semental; la autoridad jamás investigó el caso ni siguió ningún protocolo, simplemente se concretaron a levantar una “acta circunstanciada” en aras de proteger a Julián Reyes Vite, señalado como responsable de la “retención” ilegal del semental a lo largo de 28 meses, tiempo que ha montado infinidad de vientres sin que le haya reportado al verdadero dueño del semental.

Desconocemos de qué influencias goza Julián Reyes Vite para tener a las autoridades a su entera disposición, desde la flamante Comandancia de Abigeato de la Procuraduría General de Justicia, Dirección de Sanidad e Inocuidad Alimentaria hasta la sub procuradora General de Justicia en el estado que encabezó hasta hace unos días Claudia Andrea Martínez Sánchez, que renunció o la renunciaron por razones desconocidas; de ese tamaño es la red de complicidades o coalición criminal de servidores públicos que logró tejer Julián Reyes Vite con la “retención” ilegal del semental charolay.

Julián Reyes Vite es operador de maquinaria pesada, y por mejor operador que sea dudamos que él, solo él, haya tejido tan amplia e intrincada red de complicidades y coaliciones criminales de servidores públicos para evitar cualquier investigación al respeto utilizando a un inspector ganadero, al Comandante de Abigeato y al ayudante del Comandante de Abigeato como testigos firmantes del “acta circunstanciada”, así como a la ex sub Procuradora General de Justicia en el Estado, Claudia Andrea Martínez Sánchez, quien durante más de 28 meses jamás resolvió, en términos de ley, sobre la denuncia interpuesta por don Rosendo Beltrán por el robó del toro (semental).

Pese a las denuncias públicas que se han hecho el toro no ha sido regresado a su dueño y éste sigue en poder de Julián Reyes Vite; ya “cayó” una sub Procuradora General de Justicia, el caso se ha ventilado de suerte que las evidencias que arroja tras las complicidades y coalición criminal de servidores públicos es contundente; constitución del delito de “abigeato Equiparado” y el toro sigue en poder del denunciado por robo o abigeato. ¡Increíble!.

Sí esto ocurre entre las autoridades encargadas de combatir el robo de ganado (abigeato) con una interpretación distorsionada y a modo de la ley ganadera, imagínese que no ocurrirá más abajo donde el más calvo peina trenzas; de qué sirve que se aprueben leyes más rígidas con fuertes penalidades contra los “roba vacas” o “cuatreros” si es la propia autoridad quien fomenta el ilícito, lo que significa en buen castellano que el combate contra el abigeato de origen está perdido con tan malos procederes.

Malas noticias para mis amigos los rancheros de BCS, en especial para los que viven en la zona de la presa Santa Inés-Santa Gertrudis, asolados en los últimos años por el criminal robo de ganado cuyo producto comercializan en los restaurantes y fondas que se encuentran sobre la carretera. Ojalá que la autoridades de más arriba presten oídos y corrijan desde arriba, desde las esferas del poder, el mal proceder de servidores públicos que se prestan a este tipo de componendas, ojalá. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a [email protected]