ABCdario / Crisis forjada

Por Víctor Octavio García

 

Ayer, entre los correos que recibo, recibí éste que tomaré el atrevimiento de compartirlos con ustedes para recordarles que no todo el monte es orégano, he aquí lo que consigna el mail; “Buen día amigo, para que saques una nota de cómo nos está pegando las crisis del nuevo gobierno. Ayer tratamos de vender un ganado caprino y nos encontramos con la mala noticia de nuestros compradores el señor Martín Hirales del municipio de La Paz y Martín Pérez del municipio de Los Cabos, que el ganado que nos pagaban a 35 pesos lo están pagando a 25 pesos, pero lo peor que no están comprando porque ellos tampoco tienen venta por la misma crisis, el caso es que estamos atorados sin poder vender nuestros productos”.

Claro, para el gobierno no hay crisis, lo que pasa es que magnifican las cosas dice el presidente López Obrador; 22 estados del país alebrestados porque no hay apoyos al campo, a la pesca ni a la ganadería, y han optado por hacer justicia por su propia mano; en Guerrero han bloqueado carreteras y secuestrado alcaldes y funcionarios públicos para presionar al gobierno a que entregue los apoyos; en Chiapas se vive algo parecido y la mecha sigue prendida.

Es evidente que la economía se contrajo y esto nos pegará a todos; sectores primordiales como agricultura, pesca, ganadería, metalúrgico, construcción y servicios etc., se han contraído en los primeros meses de este año en medio de una proyección mediocre v marginal de crecimiento de menos del 1 por ciento para este año, pero no hay crisis; por fortuna el dólar está blindado por factores externos y las remesas se mantienen; la balanza comercial es positiva porque hoy se compra menos a costa del desabasto; el caso de las medicinas donde existe un ahorro significativo, es porque tampoco hay medicinas en los hospitales públicos.

El mes pasado la tasa de empleo cayó 88%, lo que no había ocurrido en los últimos veinticinco años, y siguen despidiendo trabajadores; no voy entrar en detalles ni a profundizar en un tema que solo conozco por cifras, pero si advertir sobre la crisis que se avecina que una vez más pondrá a prueba a los mexicanos; hemos sorteado crisis muy fuertes como las devaluaciones en la época del PRI, pero ninguna con los ribetes y características de una crisis forjada como la que hoy trabaja con esmerada dedicación este gobierno; hasta diciembre de 2018 el país caminaba mal, posiblemente muy mal, pero no había despidos masivos de empleados, ni el terrible desabasto de medicamentos en los hospitales públicos, ni los criminales recortes presupuestales al campo, a la agricultura y a la ganadería, mucho menos la cancelación de números programas sociales etc.

Hoy, al igual que en la gran depresión, nadie ha podido explicar porque la economía se contrajo sin existir una devaluación brusca del peso o salidas masivas de capitales; lo que sabemos es que el consumo bajo, que se ha perdido calidad de vida entre los mexicanos y que existe una pauperización en los servicios que presta el gobierno; reducir el gasto público desalienta el consumo y por ende la inversión.

Mi amigo no pudo vender sus chivos por dos razones; primero porque los pagan muy por debajo del precio del mercado y segundo, porque no hay demanda; no hay demanda porque no hay consumo y no hay consumo porque no hay circulante (dinero), y no hay circulante porque no hay trabajo. ¡Claro!, no hay crisis, lo que hay es que magnifican las cosas. ¡Mira pues!. ¡Qué tal!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a [email protected]