ABCdario / Calles con muchos focos


Por Víctor Octavio García

En política no hay nada nuevo y nada cambia, ni siquiera las mañas; en 2002, el primer proceso electoral que le tocó a Leonel Cota Montaño como gobernador de la novel alternancia política en BCS encabezada por la coalición PRD-PT, abrió el abanico y soltó a sus pupilos en pos de candidaturas mientras el PRI y el PAN se decidieron por candidatos únicos, los aspirantes del PRD-PT polarizaron los escenarios no así los del PRI y del PAN que con todo y candidatos únicos terminaron fracturándose, ¿por qué? muy sencillo, Cota Montaño después de abrir el abanico junto todas las cartas e hizo un solo juego como en el juego del panguigui alrededor del candidato con el que jugaría, justamente lo que ocurrirá con la cantada candidatura de Víctor M. Castro Cosio en Morena por la gubernatura, después de polarizarse, pegarse con la cubeta, mentarse la madre, señalarse de todo y por todo, hacer maroma y circo etc., terminarán levantándole la mano al ungido.

Qué en Morena anden muchos aspirantes queriéndose quedar con la muchacha (candidatura a la gubernatura) no solo es un viejo cuento (truco) sino una de las farsas (trampas) más socorridas, y vaya lo que está en juego no es poca cosa, mientras en el frente aliancista deciden candidaturas comunes; recuerdo que este innovador ejercicio político que puso en práctica Leonel Cota Montaño y que honró su primo hoy distante, Narciso Agúndez Montaño, sigue vigente y de uso corriente en las mal llamadas “izquierdas”, de manera que hoy no tiene porqué extrañarse ni ser la excepción; las mismas caras, las mimas prácticas, las mismas mañas, los mismos seguidores, los mismos actores.

En 2002, ABCdario parodió y recurrió a un símil para ilustrar la innovadora “operación política” de Leonel Cota Montaño, poniendo como ejemplo una solitaria calle con muchos focos instalados justamente para que se agolparan las palomas de la luz, al final los apagó dejando un foco (el del candidato) con el fin de que se juntara el resto de las palomas de la luz que se habían distribuido en el resto de los focos instalados previamente por la coalición gobernante, en tanto el PRI y el PAN, fieles a su costumbre y ortodoxia, solo instalaron un foco que al resultar insuficiente para abrigar a todas las palomas de la luz, éstas se fueron a los focos instalados por la coalición PRD-PT. ¡Quihubóle!.

Los parecidos son asombrosos con lo que está ocurriendo alrededor de Víctor Castro Cosio y su candidatura a la gubernatura y el resto de los aspirantes morenistas que fingen o creen que serán candidatos, candidato solo habrá uno, los demás son simples comparsas; recuerdo un pasaje que leí en la biografía de Gonzalo N. Santos, el célebre “Alazán Tostado”, siendo líder del control político de ambas cámaras legislativas –senado y diputados– le presentaron una terna para designar al embajador de México en España, se trataba de tres propuestas en el que iba “palomeado” el que llevaba el visto bueno del presidente, cuando vio los nombres de los que la integraban soltó sonora carcajada y dijo sin el menor rubor, “Excelente terna; dos pendejos y un chingón”.

Morena jugará exactamente igual como jugó Leonel Cota Montaño hace dieciocho años, los mismos esquemas, los mismos métodos de selección, los únicos que cambian son los sorprendidos porque los ingenuos siguen siendo los mismos. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com