ABCdario / AMLO El Presidente promedio

Por Víctor Octavio García

López Obrador es el presidente del mexicano promedio que engaña, engatusa, defrauda, sorprende y manipula con asombrosa facilidad; un simple avión que fue cubierto (pagado) bajo los términos de un contrato de arrendamiento con opción a compra con recursos de Banobras trae locos a millones de mexicanos, mientras se cocinan otras desgracias mayores en el país en medio de una progresiva y firme destrucción de instituciones, cercenamiento de leyes, recortes de presupuestos y ataques a los órganos autónomos, etc., paso a pasito la 4T va.

No hay nada más importante en la agenda nacional que el avión presidencial, el tema de Genaro García Luna y las apagadas críticas al malogrado Insabi nada importan a esa enorme franja donde se ubica el mexicano promedio; es el avión el que los distrae, entretiene y disfrutan, no importa que el Fondo Monetario Internacional haya recortados, una vez más, las expectativas de crecimiento a un magro 1%. o que las reformas al sistema judicial promovidas por el presidente anden al garete.

José Ingenieros, una eminencia ítalo-argentino publicó su magna obra (libro), “El hombre mediocre” en 1913, y desde entonces ha sido texto recurrente y citado por escritores, periodistas e investigadores para entender el compartimiento humano; ABCdario no ha hecho ningún tratado ni ha publicado nada al respecto, simplemente nos referimos al mexicano promedio que cree, como lo hicieron los aztecas a la llegada de los españoles al altiplano, en cuentas de espejitos; los cambios que espera el mexicano promedio son míticos que están relacionados íntimamente con una narrativa que lleva más de 12 años refiriéndose a un país más cercano al paraíso que al mundo real donde no existe corrupción ni gente mala.
Gracias al mexicano promedio el presidente López Obrador difunde y empodera su agenda y discurso en el imaginario colectivo ávido de proezas geniales que le permiten mantener su popularidad y aceptación en un buen rating; nada ni nadie perturba la satisfacción mediática presidencial cuando sus seguidores replican una y otra vez sus ocurrencias y dichos; sea el avión presidencial, el perdón de España o el unicornio encontrado en la ribera del río Balsas.

El drama diario de las “mañaneras” me remiten, quiera o no, guardada las debidas proporciones, a los míticos pasajes de la “Guerra de las Galias”, donde el presidente y las tribus morenistas someten y disciplinan a millones de mexicanos a los dictados de la 4T, tal como ocurrió en el año 58 a.c. a 51 c, en el conflicto militar librado por el procónsul Julio César y las tribus Galas donde se impuso Julio César; los parecidos son asombrosos con la honrosa diferencia que la narrativa es más burda, más plana que en la “Guerra de las Galias”.

México acaba de salir del top de los países recomendados a la inversión privada y no pasa nada, dos mil centroamericanos cruzan el río Suchiate en Chiapas, atacan a la guardia nacional y hacen destrozos y no pasa nada, 2019 es considerado el año más violento en la historia del país desde que se tienen registros y no pasa nada aunque pase; justo a la par con el distractor de la rifa del avión que se sacó de la chistera el presidente desde el pupilo presidencial, surgieron algunos tenues desdoblamientos en las redes y en los medios de comunicación que sin referirse al mexicano promedio hablan de distactores y cortinas de humo en un país a punto de convertirse en una vacilada; ojalá que el imaginario colectivo reflexione y vea el país, no desde una óptica fantasiosa, engañosa y manipulada, sino desde la cima de una realidad nacional mucho más desgarradora. ¡Échense ese trompo a la uña!.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com